Oración para la noche.

Amado Dios, es domingo en la noche, el mundo se prepara para descansar y yo me acerco hasta Ti para darte gracias por todo lo que viví en esta semana que termina, por los momentos buenos, por todas las sonrisas, por las semillas que sembré y por cada bendición que recibí.

Y aunque algunas veces las palabras se quedan cortas para agradecer tanto amor, hoy te doy gracias por tu bondad y por ser Tú colmando mi vida con tu gracia y tu sublime presencia.

Gracias porque aunque no tengo grandes riquezas, tengo un techo digno en donde descansar, nunca ha faltado un plato de comida en mi mesa y siempre he podido sentir el hermoso brillo de tu luz guiando cada uno de mis pasos y cuidando a mis seres queridos, que son mi mayor tesoro.

Señor, yo te amo con todo mi corazón y no dudo ni un instante cuando te digo que mi vida, la vida de mi familia, nuestras ilusiones y nuestros anhelos están en tus manos.

Te pido que en esta noche seas Tú visitando mi hogar y que te quedes con nosotros. Por favor líbranos de los peligros nocturnos, de la calamidad inesperada y permítenos tener un buen descanso y liberar nuestra alma de toda angustia y preocupación.

Y mañana, cuando los primeros rayos de sol anuncien la llegada de una nueva mañana, te pido que seas tomando nuestra mano, dándonos sabiduría para saber elegir, voluntad para hacer lo correcto y que sea tu hermosa luz iluminando nuestros caminos y ayudándonos a alcanzar todos nuestros grandes anhelos.

Amado Dios, gracias por esta semana que termina. En tus milagrosas manos pongo mis planes y metas para la próxima semana. Por favor guía mis pasos y colma mi vida de tu alegría, tu amor y tu bendición, Amén.

Es domingo en la noche, el mejor momento para dar gracias a Dios por su amor, por su compañía y todos sus cuidados, y pedirle que te conceda una noche placida y desde mañana, una nueva semana colmada de triunfos, conquistas y momentos de felicidad.

Confía, descansa y despierta mañana a vivir una nueva semana de victoria y bendición, pues Dios te ama, Él siempre escucha tu oración y la sabe contestar.